Rosa María Payá miente cuando dice ser “Perseguida Política”.

Por Samuel Alejandro.

Anuncios

¿Qué vende Rosa María Payá con su proyecto “CubaDecide”.

Por Samuel Alejandro.

“… se pretendía esta vez montar un espectáculo que afectase el normal desenvolvimiento de las elecciones generales en Cuba. Las acciones combinaron una estrategia de comunicación, a través de los medios internacionales y redes sociales, con medidas encaminadas a burlar las disposiciones jurídicas de nuestro país, y a restar legitimidad a la justa y legal actuación de nuestras autoridades”.

Así se leía en uno de los fragmentos de la Declaración Oficial que en la tarde de ayer, 08.03.18, el MINREX de Cuba publicaba para referirse a la provocación orquestada por la OEA y el gobierno de los Estados Unidos utilizando a sus peones de América Latina.

Quizás por racionalidad política, por estrategia diplomática o por pena ajena, en el comunicado no se hace referencias al papel insignificante, pero despreciable, que le ha tocado encarnar a la nueva cara visible de un proyecto anexionista desempolvado a título de la oportunista, devenida líder juvenil, Rosa María Payá Acevedo.

No más de dos minutos en video y menos de media cuartilla es lo que merece el tema para de alguna manera, por si las moscas, se esclarezca a los que aún incrédulos persisten en desconocer; ¿Qué vende Rosa María Payá en su panfleto “CubaDecide”.

DECLARACION DEL MINREX: Abortada provocación anticubana en vísperas de las elecciones

Escrito por CubaMinrex

“Una nueva provocación anticubana se ha intentado orquestar desde el exterior, mediante el otorgamiento de un “premio”, con el objetivo de interferir en los asuntos internos de Cuba”.

2406342f25e0cbfa675f827afb56c787_XL

Una nueva provocación anticubana se ha intentado orquestar desde el exterior, mediante el otorgamiento de un “premio”, con el objetivo de interferir en los asuntos internos de Cuba, generar inestabilidad, afectar la imagen del país y las relaciones diplomáticas de Cuba con otros Estados.

La operación se ha realizado con el financiamiento y apoyo de la contrarrevolución externa y de otras organizaciones internacionales como la llamada Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), la Fundación para la Democracia Panamericana, la Fundación Memorial de las Víctimas del Comunismo, y utilizando como instrumento un grupúsculo ilegal anticubano. Como ya es habitual en cualquier iniciativa reaccionaria de nuestra región, no faltó el involucra-miento del Secretario General de la OEA.

Cabría recordar que el pasado año se intentó una operación similar, en la que además de los ya mencionados participaron el Centro Democracia y Comunidad, el Centro de Estudios y Gestión para el Desarrollo de América Latina (CADAL) y el Instituto Interamericano para la Democracia, del terrorista y agente de la CIA Carlos Alberto Montaner, quienes se han mantenido activamente trabajando contra Cuba y de quienes se conocen sus vínculos con la Fundación Nacional para la Democracia de Estados Unidos (NED, por sus siglas en inglés), que recibe fondos del gobierno de ese país para implementar sus programas subversivos contra Cuba.

Estas organizaciones tienen sobradas credenciales como agentes de la injerencia y la subversión contra los gobiernos progresistas de Nuestra América con el propósito de destruirlos, para lo cual han dedicado significativos esfuerzos y recursos. Curiosamente, guardan silencio cómplice sobre la amenaza del uso de la fuerza y la instigación reciente de EE.UU a golpes militares contra la República Bolivariana de Venezuela, callan ante los golpes de estado en el continente, no denuncian el hambre y la pobreza, ni la discriminación racial y religiosa que están presentes en nuestra región.

No pueden contar tampoco nuestros pueblos con estas organizaciones y sus personajes para luchar por más justicia social y equidad, para apoyar a los familiares de líderes progresistas, sindicales y periodistas asesinados por sus ideas políticas, ni a otras víctimas del paramilitarismo y el crimen organizado.

Se pretendía esta vez montar un espectáculo que afectase el normal desenvolvimiento de las elecciones generales en Cuba. Las acciones combinaron una estrategia de comunicación, a través de los medios internacionales y redes sociales, con medidas encaminadas a burlar las disposiciones jurídicas de nuestro país, y a restar legitimidad a la justa y legal actuación de nuestras autoridades.

Aunque sabían bien y fueron advertidos de que con estos propósitos no serían bienvenidos en Cuba, Andrés Pastrana Arango y Jorge Fernando Quiroga Ramírez, expresidentes de Colombia y Bolivia respectivamente y el diputado chileno de la Unión Demócrata Indepen-diente (UDI) Jaime Bellolio Avaria, se prestaron para participar de esta provocación en el territorio cubano, por lo que, basados en nuestras leyes y en normas internacionales, no se les permitió el ingreso a nuestro país.

Dicha acción se inscribe en la ofensiva imperialista contra los pueblos de América Latina y el Caribe, en la que el gobierno de Estados Unidos ha declarado la relevancia y vigencia de la “Doctrina Monroe”, y ha provocado un retroceso en las relaciones bilaterales con Cuba.

A los protagonistas de esta maniobra no les interesan para nada Cuba y los cubanos, a quienes ofenden al pretender violentar el orden constitucional que libremen-te hemos elegido. Por eso, han tenido que acudir a recursos y personajes foráneos para procurar sus propósitos.

Cada vez que lo intenten, de esta o de cualquier otra forma, recibirán la respuesta firme de los cubanos que permanecemos unidos y leales a los principios de la Revolución, como lo demostraremos el próximo domingo 11 de marzo, al votar masivamente por los candidatos del pueblo.

La Habana, 8 de marzo de 2018

“Año 60 de la Revolución”

El FRACASO de una PROVOCACIÓN anunciada…

Por Samuel Alejandro.

Medios internacionales y personalidades de extrema derecha latinoamericana, reaccionaron en la tarde de este 7 de marzo al negársele la entrada al territorio cubano a Andrés Pastrana y Jorge Quiroga, ex presidentes de Colombia y Bolivia, respectivamente, quienes viajaban a Cuba como parte de una provocación internacional orquestada por cabecillas y organizaciones contrarrevolucionarias, entre las que sobresale la “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia” y el proyecto “Cuba Decide” que lidera Rosa María Payá, quien aprovecha este tipo de eventos para resaltar su figura a expensas de la muerte de su padre.

Quiroga y Pastrana

La “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia”, está subordinada a los intereses estadounidenses y financiada con fondos para la subversión interna en Cuba aprobados por el Congreso estadounidense, convoca desde el 2017 a la entrega del mal llamado premio “Oswaldo Payá, Libertad y Vida”, para el cual se nominan a ex mandatarios y otras personalidades de derecha, agrupados bajo la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), el cual en esta ocasión correspondía entregar a Pastrana y Quiroga.

Para comprender la composición gris y pro imperialista de este grupo baste mencionar alguno de sus integrantes: José María Aznar y Felipe González, de España; Mireya Moscoso, de Panamá, Felipe Calderón y Vicente Fox, de México; Laura Chinchilla, de Costa Rica y Fernando de la Rúa, de Argentina. Todos coinciden en que son promotores del paramilitarismo, emprendedores de políticas neoliberales que sumieron a sus pueblos en miseria, dependencia económica y desigualdades sociales, recetas que intentan vender para Cuba, en discursos vacíos adornados de democracia.

Pero otra esencia sobresale, además, y es que el cuestionable premio se otorga a aquellos expresidentes derechistas se han unido para socavar cuanto proyecto progresista surja en la región.

Almagro burroNo es la primera maniobra de este grupo que intenta utilizar nuestro territorio con fines desestabilizadores. El año pasado también fracasaron al intentar “premiar” en La Habana al secretario general de la OEA, Luis Almagro, al ex presidente mexicano Felipe Calderón y a la ex ministra chilena Mariana Aylwin. El gobierno cubano también le negó la entrada al país, al tratarse de una abierta y grave provocación contra el gobierno, cuyo único fin era generar inestabilidad interna, dañar la imagen internacional del país y afectar la buena marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba.

En esta ocasión, la Iniciativa Democrática de España y las Américas buscar «reconocer» el activismo del grupo contra los gobiernos progresistas de la región y su sumisión a los planes injerencistas de la OEA contra países como Venezuela. Es coherente entonces, que una «mención especial» haya sido destinado al opositor  venezolano Antonio Ledezma, quien se escabulló de la justicia al amparo de varios gobiernos que se vanaglorian de su combate al terrorismo.

La extrema derecha Internacional, y sus acólitos contrarrevolucionarios sabían de antemano que trabajaban para una provocación fracasada desde su surgimiento, pero aún la emprendieron porque su esencia es mediática y en función de ello está en marcha una estrategia de comunicación de alcance internacional para tratar de deslegitimar la actuación de la Revolución.

La medida, adoptada por el Estado cubano se sustenta en el conocimiento previo de los planes anticubanos de los que formaban parte estos extranjeros, amparado en las leyes que sustentan la soberanía de la nación. Como se ha señalado con anterioridad, ni la OEA ni ninguno de sus funcionarios y secuaces traidores de la ética, la moral y los pueblos, serán bienvenidos jamás en Cuba.